Anabel Cherubito, Actriz: “La situación actual es espantosa, no hay trabajo”

En cualquier país del mundo los actores opinan políticamente y nadie se tira en contra de ellos. Nunca se le ocurriría a nadie decirle a Javier Bardem que es un ladrón por opinar políticamente, o por apoyar un partido, o a cualquiera de los actores, igual que en Estados Unidos, no se los crucifica por eso. Y aquí fue durísimo, porque las redes sociales son de un nivel de violencia brutal, donde te amenazan de muerte, te dicen que te van a pegar, cualquier cosa!

¿Cómo ves la situación actual desde tu lugar de actriz, de tu mundo laboral, se sufre desde ese lugar?

Anabel Cherubito: ¡Espantosa! Se sufre, por supuesto, no hay trabajo, la televisión vuelve a ser un monopolio de dos: o te llama Ortega o te llama Suar. No hay trabajo, cosa que con el gobierno anterior gracias al concurso que hacían para las ficciones que estaban buenísimas, la cantidad de actores, directores, productores, todos los técnicos, todo el catering, todo lo que se movía fue bestial, fue buenísimo. Por eso me da tanta bronca cuando ponen de ejemplo todo el tiempo a Andrea Del Boca, como si hubiera sido un robo eso. Eso fue algo distinto, lo de ella fue diferente a todo lo demás. Ella fue por fuera de un concurso, eso es un rollo de ella que sabrá ella lo que hizo, pero caímos todos, como si todos los actores que trabajaron ahí fueran corruptos. Y realmente éramos tantos, muchísimos que pensábamos diferente. Tengo un montón de colegas que jamás los votaron y también trabajaban, ¿qué tiene que ver?

¿Te viste afectada por tu postura ideológica por parte de personas que no pensaban como vos?

Anabel Cherubito: Eso seguro. Lo que pasa es que a mí no me gusta ponerme en un lugar de víctima ni de nada, pero siempre tiene consecuencias opinar políticamente, más en un país que no está acostumbrado todavía, de verdad, al tema de vivir la democracia de una forma más libre, en cualquier país del mundo los actores opinan políticamente y nadie se tira en contra de ellos. Nunca se le ocurriría a nadie decirle a Javier Bardem (actor español) que es un ladrón por opinar políticamente, por un partido que apoya, o a cualquiera de los actores, igual que en Estados Unidos, no se los crucifica por eso. Y aquí fue durísimo, porque las redes sociales son de un nivel de violencia brutal, donde te amenazan de muerte, te dicen que te van a pegar, cualquier cosa! A mí me llegaban cartas al teatro diciéndole al productor que cómo podía ser que contrataran a una montonera! Cualquier cosa, totalmente ridícula!

¿Sentiste miedo en algún momento?

Anabel Cherubito: Un sólo día sí sentí un poquito de miedo, porque yo tenía que hacer función en el teatro, justo un teatro sobre la calle Corrientes, y había una manifestación, un cacerolazo, yo me tapaba, ahí sí sentí miedo de que me peguen, estaban tan agresivos que en un momento lo pensé. Cosa que igual no te frena.

¿Cuál es tu opinión sobre el actual gobierno?

Anabel Cherubito: Es un gobierno que trabaja para los ricos, que en realidad está haciendo todo lo que ya habían dicho, no en la campaña sino en sus dichos a lo largo de los años sobre lo que pensaban que se tiene que hacer cuando uno está al mando. Entonces están siendo totalmente coherentes con lo que son, son empresarios y están cuidando a los cuatro dueños del país. Y bueno, la ambición es así.

¿Cómo comenzaste a militar?

Anabel Cherubito: Esto viene de larga data en el sentido de que al ser hija de exiliados me críe en una familia súper politizada y ahí empezó mi interés desde muy niña. En la adolescencia, en Barcelona, no le di mucha bola, después vinimos para Argentina y en el ’98, más o menos, arrancó un día en el que llegué a mi casa como a las tres de la mañana y en la puerta de la comisaría que había al lado veo a todos los chicos de H.I.J.O.S con carteles. Yo llegué a la Argentina en los ’90 y aquí hablar de política era casi imposible, yo sentía que nadie militaba, que no había compromiso, que todo el mundo decía que todo era una mierda y que no había un espacio para participar -que seguro había pero a mí me parecía que no-. Y muchos venían con el miedo del exiliado: “mejor no hables de política”. Entonces vi a los chicos ahí en la puerta de la comisaría, subí a mi casa y de repente tuve un impulso bestial de decir: a ver, yo tengo que estar ahí abajo, no aquí arriba. Así que preparé unos termos para mate y café y bajé. Me vi reflejada porque son hijos de desaparecidos y de exiliados. Estaban en la comisaría porque habían hecho un escrache y habían puesto a dos de ellos presos. Yo ya era conocida porque estaba haciendo un programa que acá se vio mucho y no entendían qué hacía yo ahí, entonces me senté y les conté un poco como era mi historia. Para mí fue alucinante porque escuché un montón de historias que reconocí, porque además, ahí había hijos de exiliados y fue muy fuerte para mí escuchar otro hijo de exiliados. Los que conocía fue porque me crié con ellos en Barcelona, con chilenos, otros argentinos. Y así arranqué con H.I.J.O.S cuando recién arrancaba la agrupación H.I.J.O.S. Estuve un tiempo, luego me volví a España en el 2001 porque no aguantaba más ésta situación, lo que pasaba en el país, la tristeza que había y no me lo bancaba más. Y después volví con Kirchner.

¿Y con qué te encontraste a tu regreso?

Anabel Cherubito: Cuando vuelvo a Argentina yo no sabía quién era Kirchner, él no era muy conocido, pero me acuerdo que lo escuché hablar y cuando lo escuché me encantó, me di cuenta que estaba hablando un militante. A partir de ahí apoyé muchísimas de las decisiones que tomaron. Mi militancia siempre fue con H.I.J.O.S, militancia que desde mi lugar es poner todo lo que pueda, pero los que trabajan son ellos, los que están día a día ahí peleándola son todos los chicos, yo acompaño desde ese entonces como puedo. Después en la vida uno milita muchas veces sin estar afiliado a ningún partido político, simplemente en el día a día se milita. Y militar también fue poner y dar la cara ante las cosas que me parecían que estaban bien del gobierno anterior y por eso los estuve apoyando, con la Ley de Medios y con un montón de cosas.

Actualmente estás en la obra “Ser ellas”, de Erika Halvorsen, donde se cruzan tres mujeres transgresoras: Evita (Ana Celentano), Frida Kahlo (Fabiana García Lago) y Simone de Beauvoir (Anabel Cherubito), íconos de la historia. ¿Qué se siente reencarnar a un personaje como Simone de Beauvoir?

ser-ellas-800x500_c

Anabel Cherubito: Es hermoso, la verdad que es una oportunidad única. Los actores no siempre podemos contar lo que tenemos ganas de contar, y la verdad que nos pasa con ésta obra que estamos felices de hacerla porque son tres mujeres que fueron tres transgresoras, que cambiaron la historia de las mujeres, sobre todo Evita consiguiendo el voto femenino y tantos derechos que ha logrado para millones de mujeres. Lo mismo Simone de Beauvoir que fue una filósofa feminista, que habló sobre el rol de la sociedad y la mujer desde un lugar que nadie lo había hecho, porque el destino final de la mujer no tenía por qué ser el de madre y esposa, por el hecho de tener útero era tu destino final ése, que teníamos derecho a la libertad sexual, a la libertad de pensamiento, de elección, de todo. Igual que Frida Kahlo que también fue una revolucionaria para su época. Las tres súper políticamente comprometidas.

De éstas tres mujeres: Evita, Frida y Simone, ¿con cuál te sentís mas identificada, y por qué?

Anabel Cherubito: En realidad yo elegí hacer a Simone de Beauvoir, porque es una idea que tuve hace muchos años y siempre soñaba con hacer yo a Simone, pero porque yo leí sus libros de muy niña porque mi madre estaba en la biblioteca y a mí me gustaba mucho leer, no el cole, pero sí leer lo que me apetecía. Y cuando leí a Beauvoir sentí una adrenalina, ese deseo que tenía ella de ser libre, de volar, de ser independiente. Recordaba sus libros perfectamente, y ahora que la interpreté, los volví a leer y no puedo creer cómo me habían marcado, como me había quedado registrado, así que imagínate, es un placer hacerla.

Lic. María Fernanda Teves

Notas relacionadas:

Deja un comentario