Salvador Gullo, nieto de Angela María y militante: “Lo que le están haciendo a Cristina, a Hebe, a Milagro Sala, yo lo veo como la punta de iceberg”

Yo no la conocí a mi abuela, la conozco por todo lo que me contaron ustedes, porque nunca dejaron que pase de largo o que se pierda la memoria. Pero sí me toca contarles hoy, como un joven de veinte años, militante, que hay un paralelismo con lo que pasó y quiero dar tres hechos muy puntuales: el caso de Hebe; el tema que para mí es gravísimo con Milagro Sala, donde ya se cumplieron doscientos días de su privación de la libertad, yo no entiendo mucho de derecho pero pienso que no te pueden meter preso antes de investigar, entiendo que ante la duda no podés ir preso, entiendo que eso no es la democracia y entiendo que eso no es lo que a mí me gustaría para vivir; y también el tercer hecho, que me parece fundamental, que no es solamente persecución política, pero sí es lo que más me lastima porque una cosa es cuando se meten con el presente pero otra cosa es cuando se meten con la historia y creo que lo que le están haciendo hoy a Cristina es eso: querer borrar de la memoria, es querer borrar del recuerdo de los argentinos, que fueron estos doce lindos años que tuvimos, los mejores que me tocaron a mí vivir. Y quería destacar a estas tres personas, que a parte son tres mujeres, justamente a estas tres mujeres porque a lo que le están haciendo a Cristina, a Hebe, a Milagro Sala, yo lo veo como la punta de iceberg, en realidad se están metiendo con ellas porque saben que no los van a dejar pasar porque hasta que no las saquen a ellas no van a poder venir por nosotros, porque van a estar siempre defendiendo, van a estar siempre bancándosela, van a estar siempre plantando la bandera, pero digo que es la punta de un iceberg porque también a nosotros como militantes nos toca vivir un momento político que no es tan fácil, nada fácil, no es tan fácil la manifestación. Hoy, la verdad, salir a hacer una pintada no es lo mismo que hace algunos meses, hoy expresarse no es lo mismo que hace unos meses, hoy tomar la decisión de sumarse a militar no es lo mismo que hace unos meses. A mí me tocó vivir en carne propia lo que es salir a hacer una pintada hace unos días y sentir que estás haciendo algo totalmente fuera de la ley, te sentís un bandido por hacer política, sentís que tenés que estar pintando y preocupándote porque te salga linda la letra pero también porque no pase un patrullero y te agarren y te hagan una contravención o te quieran llevar detenido. Eso me pasó a mí pero compañeros de mi edad, un poquito más grandes o más chicos, me han contado que en el trabajo los agarran y les dicen: a ver abrí tu facebook, a ver qué tenés ahí; se tienen que cambiar los nombres de los facebook, se tienen que esconder, tienen que borrar fotos, entonces me parece que eso es lo más grave de lo que se está viviendo, lo que me preocupa, es que quieren generar miedo. Miedo para qué, miedo para validar un modelo, un ajuste, porque lo que no quieren es tener conflicto social. La pregunta que hay que hacerse es si el conflicto social no se apacigua con tierra, techo, trabajo, con libertad, democracia, o si se tiene que apaciguar con miedo, porque si no es un poco la situación de tapar la olla e intentar que no rebalse. Echan gente del sistema con los despedidos, con los aumentos de tarifas, con todas las cosas que estamos viendo y como contracara quieren que esa gente no se queje. Lo que nos están haciendo ahora a los militantes no es por lo estamos haciendo es por lo que podemos hacer y por lo que podemos seguir haciendo. Lo que más me representa mi abuela es la militancia, es la organización, es las ganas de organizarnos y volver, es las ganas de ver que al país lo gobiernan para la gente y no para las corporaciones.

Notas relacionadas:

Deja un comentario